sábado 26 de julio de 2014

LA CARTA O EL E-MAIL DE PRESENTACIÓN

La carta o el e-mail de presentación tienen casi tanta importancia como el propio currículum. Dependiendo de su destino, utilizaremos la versión larga (carta) o reducida (e-mail), pero en ambos casos representa el primer contacto con nuestro potencial empleador e influye notablemente en la impresión que se forjará de nosotros.

La función de la carta/e-mail es llamar su atención, marcar la diferencia con los demás candidatos, incitar al lector a mirar con atención el CV y, en definitiva, conseguir una entrevista personal. Debes, por tanto, prestarle especial cuidado tanto al contenido como a la forma. Recuerda que la primera impresión es la que cuenta.

Movilidad funcional

Su contenido ha de ir dirigido a presentarte y explicar por qué reúnes los requisitos del puesto. Para convencer a tu lector es importante personalizar y destacar dentro de tus habilidades y conocimientos aquellas que puedan ser de utilidad en ese puesto en concreto.

Respecto a la forma, debes seguir el mismo estilo que al elaborar tu CV: ser profesional, utilizar un tono cordial y respetuoso (¡sin tutear!), ocupar un folio como máximo, sin faltas de ortografía, redactar en un lenguaje claro y conciso,  con frases cortas, etc.

Asegúrate de dirigirla a la persona correcta. Detalla su nombre, cargo y el departamento en el que trabaja para tener la certeza de que llegará a buenas manos.

En el formato de una carta/e-mail de presentación podemos encontrar una estructura fija que se repite y que contiene un encabezado, tres párrafos y un cierre que deberán adaptarse al tipo de carta/e-mail que enviemos.

Según su objetivo, podemos distinguir distintas clases de cartas/e-mail de candidatura:

Fuente: Coachmania.es

Volver

Erasmus In&Out
Blog Empleo
Blog Empleo
Blog Empleo